Las cochinadas del Gobierno a la Policía Nacional y Guardia Civil en Cataluña

0
186
La Policía Nacional en Cataluña

Por si fuera poco la tensión que tiene que sufrir el contingente de 4.500 agentes de la Guardia Civil y Policía Nacional desplazados a Cataluña para este 10-N, ahora se tienen que enfrentar a la desidia del Gobierno y, de paso, a la del Supremo.

Y es que los primeros tienen incluso que pagar el alojamiento de su bolsillo al no llegarles las dietas, -caso de un grupo de guardias civiles que se hospedan en un hotel de Gerona-, y los segundos recurren a la magistratura ya que en número de 2.500 no van a poder votar siquiera este domingo.

Las relaciones de los dos sindicatos mayoritarios con la Dirección General de la Policía, que dirige Francisco Pardo, están además rotas ante tanto desaguisado.

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), está que trina, y denuncia la desigualdad entre ambos Cuerpos:

«Para Interior, los trabajadores de la Benemérita no deben de merecer saber en qué situación van a trabajar, comer o alojarse, porque de otro modo no se entiende que se limiten a comunicarles desde que se iniciara el operativo, casi de un día para otro, que dejaban de estar al amparo de la Orden General por la que se determinan los regímenes de prestación del servicio, y la jornada y horario del personal de la Guardia Civil, pasando a quedar sin ningún tipo de regulación, realizando exhaustivas jornadas maratonianas y sin descansos semanales.

En este sentido, hay que destacar que a los policías nacionales no se les ha suspendido la jornada laboral, excepto esta semana de las elecciones.

Tampoco se les ha informado a los guardias civiles acerca de cuándo serán relevados para regresar a sus hogares, o el incentivo económico que percibirán por tan alto sacrificio y esfuerzo.

Igualmente están teniendo problemas para percibir el adelanto de las dietas, por lo que trabajar les está costando dinero que han de poner de su propia cuenta».

La mayoría de los guardias civiles desplegados en Cataluña son miembros de los grupos de Reserva y Seguridad (GRS), una unidad de élite que ha participado en misiones internacionales, adiestramiento de tropas de países aliados y contingencia de disturbios en los años más duros del País Vasco y Navarra.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí