La silla que tiene Greta Thunberg en su casa hace caerse de culo a muchos progres ingenuos

0
206
Greta Thunberg

Nos ha vendido la moto de que es la pera en dulce con su causa mediambiental, aunque la bandera que enarbola se ha quedado ahora a media asta por una imagen que vale mil palabras. (La foto que demuestra para muchos que Greta Thunberg es una viajera en el tiempo).

En la misma, aparece sentada en su casa de Estocolmo con su madre en un sillón de cuero animal y madera refinada que cuesta más de 6.000 euros.

La menor de edad que cruza el Atlántico en un catamarán para no contaminar, aunque la nave esta hecha de fibra y no precisamente de materiales naturales, rumbo a la Cumbre del Clima de Madrid, queda así mas que en entredicho.

La pieza de mobiliario responde al estilo del diseñador estadounidense Charles Eames, un arquitecto de interiores fallecido en 1978 y cotizadísimo para decorar los ambientes más chic.

La joven Greta Thunberg suele arremeter contra esta sociedad consumista en la que vivimos y ha hecho de su alegato «Escuche a los científicos» a Donald Trump su gran activo para movilizar al mundo en la lucha contra el cambio climático.

El sillón, amén de que cuesta un pastizal propio de una sociedad capitalista y de libre mercado que luego repudia la pequeña Greta, es un atentado ecologista según sus propios parámetros

Porque ha habido que talar unos cuantos árboles para sacar esa madera tan refinada y, agárrense, el material que lo cubre y adorna es cuero premium, elaborado con la piel de animales reales despellejados para la ocasión.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí