El vídeo oculto del infortunado Ari Behn montando un cipote en Barcelona con Carmen de Mairena y Evita Clittorina

0
698
Ari Behn en plan drag queen

Nadie acaba de creérselo, pero se veía venir. La depresión juega muy malas pasadas, y el suicidio de Ari Behn, el exmarido de la princesa Marta Luisa, la primera hija de de los reyes Harald V y Sonia de Noruega, es buena prueba de ello.

Su muerte, este 25 de diciembre de 2019, a los 47 años de edad, ha dejado al país que lo vio nacer completamente devastado. La última imagen de ambos fue en junio de 2016.

Resultado de imagen de ARI BEHN

El momento se captó antes de la celebración de un servicio en la catedral de Nidaros, en Trondheim, con motivo del 25º aniversario del reinado de Harald de Noruega. Dos meses después anunciaban su divorcio, aunque él nunca desaparecería de la primera línea para desgracia de su exfamilia real.

Sus andanzas y declaraciones fueron de lo más variopintas y escandalosas: de deambular como un mendigo por las calles de Londres, asegurar que votaba al Partido de los Trabajadores y era de izquierdas, acudir a tertulias televisivas, esnifar cocaína en un documental y hasta a tener su propio programa de televisión en el que se disfrazó de drag queen por Barcelona.

Fue en el año 2010, cuando grababa un programa del estilo Callejeros. Recorrió las calles del barrio barcelonés de el Raval junto a Carmen de Mairena y Evita Clittorina:

«Soy un hombre de teatro, pensé que con un poco de maquillaje escandaloso podría quedar muy bien. Pasará mucho tiempo hasta que vuelva a travestirme»,

«No soy un hombre feliz», confesaba hace diez años a la revista noruega Massiv.

«Tengo tres hijas a las que adoro, y ellas me ayudan a levantar el ánimo, pero en general soy un depresivo crónico, y parece que cada día es peor y peor. Ellas son lo mejor del mundo, pero reconozco que soy un compañero de viaje muy difícil. Creo que más tarde o más temprano se verán obligadas a echarme de casa a patadas».

adelantando lo que se produciría años después.

«Tengo pequeñas crisis a diario. El problema más pequeño y más trivial puede hacerme saltar hasta golpearme con el techo. Tengo una crisis nerviosa por lo menos una vez al día. Voy a morirme solo, sin ninguna compañía. Solo y amargado. Es como si nunca fuera capaz de atarme a algo del todo»,

añadía, unas palabras que en la actualidad parecen casi una premonición de su muerte

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí